Compártelo!

En psicología cognitiva existe el concepto de la capacidad canalizadora, que se refiere a la cantidad de espacio en nuestro cerebro para ciertos tipos de información y relación con personas. Por ejemplo, digamos que toco una serie de tonos musicales, al azar, y te pido que asignes un número a cada tono, de tal modo que si toco un tono muy, muy bajo, le pondrías un 1, si toco uno medio, le pondrías un 2 y si toco un tono alto le darías un 3 ¿Puede estar esto relacionado con el número de Dunbar?

Averigüémoslo, te propongo un test simple: averiguar durante cuánto tiempo eres capaz de seguir distinguiendo cada tono. La mayoría podemos clasificar los tonos en seis categorías, y a partir de ahí empezamos a errar. Este límite natural aparece una y otra vez en tests muy sencillos. Si te pido que bebas veinte vasos de café ( a parte de darte un infarto ) y poner en cada uno de ellos una cantidad diferente de azúcar, ¿podrías dividirlos?, la verdad es que no, sólo podría dividirlos, de nuevo, en unas seis o siete categorías diferentes y luego empezarían otra vez los errores.

psychologistOtro caso: Si proyecto unos puntos sobre una pantalla a toda velocidad y te pido que me digas cuántos ves, seguro que alcanza a contar hasta siete, y luego tiene que confiar en tus dotes adivinatorias. Parece existir cierta limitación dentro de nosotros, construida durante nuestro aprendizaje o debida al diseño de nuestro sistema nervioso, por la cual nuestras capacidades canalizadoras no pasan de este rango general, que según el psicólogo George Miller planteó en su famoso ensayo “The Magical Number Seven”. Hasta los números de teléfono están compuestos por siete cifras (quitando el prefijo en España).

Sólo podemos manejar una determinada cantidad de información de una sola vez. En cuanto sobrepasamos cierto límite, la información nos abruma. Lo que estoy describiendo aquí es una capacidad.

neocortexEl límite natural es la capacidad de canalización social. El antropólogo Robin Dunbar afirma que los primates  son los mamíferos que poseen los cerebros más grandes. Más importante aún: una zona cerebral de los humanos y  primates conocida como neocórtex, cuya función es el pensamiento complejo y el razonamiento, es enorme, comparada con el resto de los animales. ¿Cuál es el factor que produjo un desarrollo de cerebros grandes? La respuesta, es el tamaño del grupo según Dunbar.

¿Cómo aparece el número de Dunbar?

Normalmente pertenecemos a un grupo de veinte personas (mas o menos) y nos enfrentamos a 190 relaciones entre pares: 19 entre él y los otros miembros, y 171 con las restantes parejas posibles. Es decir, un pequeño aumento en el tamaño del grupo da lugar a una carga social e intelectual  mayor.

Los humanos son los que forman grupos de socialización más grandes, y esto es debido a que tenemos cerebros lo suficientemente grandes como para manejar bien la complejidad de la organización social. Dunbar elaboró una ecuación según la cual es capaz de calcular cuál será el máximo tamaño posible del grupo social para cada especie concreta, a partir de lo que llama el ratio de neocórtex (el tamaño del neocórtex, en relación con el tamaño del cerebro).

En el Homo sapiens , la estimación es de 147,8 miembros, o sea, más o menos 150. Parece ser que la cifra 150 representa el número máximo de individuos con los que podemos mantener una relación de tipo social. Es decir, personas con las que no nos da ningún apuro tomar algo en el bar si coincidimos con ellas por casualidad o irse a tomar cervezas con el número de Dunbar. Siempre, de cualquier forma, nuestro neocortex gana.

dunbar

Únete a la conversación

2 comentarios

  1. Pingback: @AndreaGilMendez

Dejar un comentario

Sígueme en Feedly