Compártelo!

¿Qué harías en la siguiente situación que te propongo? ¿Qué sabemos de la teoría de Juegos? Veamos algo interesante para ponerla en práctica.

Esto no va de la teoría de Juegos de Follow Me and Unfollow… Te propongo que dediques cinco minutos a pensar que eres un criminal al que han pillado y te van a realizar una propuesta. ¿Seguimos?

“Este es el trato: exculparte y testificar contra tu compañero (le caerán 10 años de cárcel y tú simplemente quedarás libre).” Gordon sabía que en cualquier caso la policía podía meterlos en la cárcel un año, sólo por ir armados con cuchillos; pero les faltaban pruebas para imputarles el robo. La trampa era que también sabía que le estaban proponiendo lo mismo a Tony en la celda contigua: si los dos confesaban y se incriminaban mutuamente a cada uno le caerían 5 años.

Ojalá pudiera saber qué iba a hacer Tony…

Como Gordon no es tonto, sopesa con cuidado las opciones. “Supongamos que Tony no dice nada; en ese caso mi mejor jugada es delatarlo: le caerán 10 años y yo seré libre. Pero supongamos que me acusa a mí: entonces mejor que confesar, es acusarle a él, y que me caigan cinco años (si no, si no digo nada, me caerán los 10 años). De modo que en cualquier caso, tanto si Tony confiesa como si no, la mejor jugada es confesar.”

REJAS-PRISION

Pero el problema de Gordon es que Tony tampoco es tonto y llega exactamente a la misma conclusión. De modo que se incriminan mutuamente y les caen cinco años. Y sin embargo, si ninguno hubiera dicho nada, sólo les hubiera caído un año a cada uno…

Los dos han tomado una decisión racional, basada en un cálculo de sus propios intereses, pero incluso así el resultado no es el mejor posible para cada uno de ellos. ¿Qué se torció?

¿Qué nos podemos encontrar en las redes sociales?

Veamos algún ejemplo que te será familiar:

(A) Otorgar conocimiento que sólo tu tienes a una pregunta de un extraño. ¿Qué ganas?

(B) Seguir a alguien o cadenas de tweets para aumentar nuestros seguidores. Realmente ¿qué ganamos y quienes ganan?

(C) Asistir a un evento sobre digitalización en tres modalidades: La primera gratuita (¿Qué te van a vender?). La segunda un evento de Coworking (¿Qué aprendemos ambos?). El último un evento al que asisto pagando (¿Que negocio voy a poder generar durante y después del acontecimiento?)

Nos encontramos a diario miles de situaciones como las descritas, pero lo más importante es saber quien es el que toma la mejor decisión, y en eso la teoría de juegos puede echarnos una mano.

La teoría de juegos

Este resumen del relato conocido como el “dilema del prisionero” posiblemente sea el más célebre de una serie de situaciones estudiadas en el campo de la teoría de juegos. El objeto de la teoría es analizar situaciones de este tipo, donde existe un claro conflicto de intereses, y determinar en qué consistiría una estrategia racional.

Tal estrategia, en este contexto, es la que permite maximizar las propias ventajas e implica, o bien aliarse con un adversario (la cooperación en los términos de la teoría de juegos), o bien traicionarlo (la deserción).

Naturalmente, se supone que tal análisis arroja luz en el comportamiento humano real, explicando por qué la gente actúa como lo hace, o bien prescribiendo como debería hacerlo. En el análisis de la teoría de juegos, las estrategias posibles que pueden adoptar Gordon y Tony pueden presentarse en una matriz:

dilemaprisionero

El dilema se produce porque la preocupación exclusiva de cada prisionero es minimizar los años de prisión. Para lograr el mejor resultado para ambos colectivamente (un año para cada uno), deberían coa laborar y ponerse de acuerdo en renunciar al mejor resultado individual (la libertad).

En el planteamiento clásico del dilema no existe la posibilidad de tal colaboración, y en cualquier caso ninguno de los dos prisioneros tendría razón alguna para confiar en que el otro no incumpla el acuerdo. De modo que adoptan una estrategia que excluye el mejor resultado colectivo, para evitar el peor resultado individual, y van a parar a un resultado intermedio que no es el más óptimo.

Gallinas y teoría de Juegos.

Otro juego muy estudiado por la teoría de juegos es el del “gallina”, cuya versión más memorable se encuentra en la película Rebelde sin causa que interpretó james Dean en 1955.

Aquí, dos jugadores conducen sus respectivos coches uno contra el otro y el perdedor (el gallina) es el que se desvía para evitar chocar. En este escenario, el precio de la cooperación (desviarse y quedar como un gallina) es tan pequeño en comparación con el precio de la delación (seguir recto y chocar) que lo racional en este caso parece ser la colaboración.

El peligro surge cuando el jugador A supone que el jugador B es igual’ mente racional y que, en consecuencia, se desviará, lo cual le permite a él (el jugador A) seguir impunemente en línea recta y ganar.

El peligro inherente en este juego es obvio: la doble delación (los dos siguen en línea recta) implica el choque seguro. Los paralelismos con varios tipos de políticas arriesgadas del mundo real (la más potencialmente peligrosa de las cuales es la nuclear) son también claros.

Basado en el libro: 50 cosas que hay que saber sobre Economía.

Sígueme en Feedly