Compártelo!

Para algunos expertos, la publicidad va a cambiar más en los próximos años de lo que lo ha hecho en los pasados cien. Si necesitas una prueba mira la patente que Google ha registrado recientemente (aunque la tenía ya en 2011) para obtener una forma de monetizar sus Google Glass a través del denorminado “Pay Per Gaze”.

¿Qué va a pasar?

La patente viene a esbozar un sistema mediante el que se cobraría a los anunciantes según el número de vistas literales que un anuncio pudiera recibir mientras llevase las Glass puestas -y por vistas literales me refiero a un globo ocular mirando directamente al anuncio, más literal imposible -.

Google ha llamado al proceso “Pay per Gaze” o lo que es lo mismo pago por mirada, algo que suena más efímero que el pago por visión pay-per-view cuyo concepto nos es mucho más familiar.

Pese a todo, la patente no menciona específicamente las Google Glass, simplemente establece que el sistema de rastreo de mirada necesita un dispositivo colocado en la cabeza para ser de utilidad el cual debe tener unas patillas, lentes a través de las cuales el usuario vea escenas externas, una cámara frontal…vaya, blanco y en botella.

Lo más curioso es que fue el propio Google el que en el pasado dijo a los desarrolladores que quedaba prohibido poner anuncios en las Google Glass, está visto que lo que estaban esperando es finiquitar su tecnología para poder estar a la vanguardia de su propio invento, cosa que entiendo perfectamente legítima.

¿Qué es el Pay per Gaze?

Según la patente, es una técnica de rastreo de visión por la que se determinaría con precisión lo que el usuario del «dispositivo» (Google Glass)  está mirando en ese momento.

La patente también establece que el sistema puede identificar si un usuario miró un anuncio, cuándo lo hizo y cuánto tiempo estuvo mirándolo. Lo que serviría para pasarle la correspondiente factura al anunciante por cada mirada obtenida por el sistema Pay per Gaze, dependiendo de las modalidades que se establecieran a tenor de los datos disponibles.

¿Te parece poco? Pues lee esto:

La patente tiene la posibilidad de deducir el estado de ánimo del usuario mientras está viendo cosas basándose, al menos en parte, en la información que le proporciona la dilatación de la pupila. O lo que es lo mismo, Google puede identificar y archivar (para su posterior uso lógicamente) las respuestas emocionales de los usuarios a ciertos anuncios.

A ver si me explico mejor: Google podría cobrar no sólo por las vistas literales a sus anuncios, sino también, por la emoción determinada que un anuncio ha despertado en los usuarios. No estamos ya en el campo del Pay per Gaze, entramos directamente en el Pay per Emotion

¿Qué es el Pay per Emotion?

Si el Pay per Gaze te parecía impresionante, el Pay per Emotion es directamente introducirnos en una escena de la película Minority Report, en la que el protagonista pasea por un centro comercial y los anuncios le hablan y saltan a su paso como si lo conocieran de toda la vida. Bueno, quizá no tanto, de momento… Lo que sí es cierto es que con el Pay per Emotion, si un anuncio puede hacer que tus pupilas se dilaten con una foto de una deliciosa pizza o una imagen de una persona de muy buen ver, el anunciante paga más.

A modo de mensaje tranquilizador, la patente establece que nuestra privacidad no se ha ido por el desagüe totalmente ya que los datos de identificación personales pueden ser eliminados del conjunto de los mismos y proporcionados a los anunciantes como analíticas anónimas, mencionando además la posibilidad de incorporar un sistema para que el usuario decida si quiere o no que sus datos sean tratados de esta manera.

La cuestión de que se haya inscrito semejante patente no garantiza para nada que la misma vaya a llevarse a cabo y por supuesto que logre éxito alguno. No obstante, si la tecnología descrita es incorporada en las Google Glass, lo más probable es que estemos ante una nueva era de la publicidad.

Por si quieres repasar la lectura de Orwell y su Gran Hermano te dejo el libro en PDF para que lo descargues y saques tus propias conclusiones.

[button background=»#F96E5B» color=»#f8f8f8″ size=»large» link=»http://biblio3.url.edu.gt/Libros/2011/1984.pdf» target=»blank»]Bajar libro[/button]

Únete a la conversación

3 comentarios

Dejar un comentario

Sígueme en Feedly