Compártelo!

si-quieres-puedes

La principal razón del por qué no vas a conseguirlo, y es de las más importantes, es que la mayoría de nosotros tenemos una percepción muy limitada de nuestras capacidades naturales. Nos han dado cobijo en un sistema educativo, familia, cultura… en la que siempre nos han dicho “Si quieres, puedes conseguirlo”. Si no te lo han dado, estás de enhorabuena. Ahora parece que si quieres ser un melocotón puedes ser un melocotón ya que hay unos cuantos “canta mañanas” que te prodigan eso.

Me gusta Sir Ken Robinson en como explica el sistema de aprendizaje y competencial en personas con grandes capacidades y personas que son como tu y como yo. Voy a basarme en el en este primer texto. A mi me gusta aprender de los mejores que están en ese rango del uno al cinco por ciento de la población.

La primera limitación está en nuestra comprensión del alcance de nuestras posibilidades.

Todos nacemos alto potencial para desarrollar la imaginación, inteligencia, intuición, emociones, conciencia física y sensorial, matemáticas… Sólo tenemos que leer algunos estudios de neuroplasticidad y aprendizaje para entender que somos potenciales casos de éxito nada más nacer.

La mayoría de los que estudiáis conducta observaréis y habréis estudiado que solo utilizamos una mínima parte de estas facultades, y algunos no las aprovechan en absoluto. Puede que yo tampoco.

La gente no conoce sus limitaciones y les hemos dicho “Si quieres, puedes conseguirlo”, pero se lo estamos diciendo, se lo estamos enseñando ahora, con treinti, cuarenti o cincuenti años. Cuando el desarrollo neuronal y los procesos de aprendizaje son más lentos. En muchos de estos casos no lo van a conseguir y serán bombas con una insuficiencia de serotonina graves. Preferimos pagar o que un pseudocoach nos diga que podemos a que realmente nos estudiemos y utilicemos nuestro potencial por otras vías.Ellos prefieren hacer caja. Tu o yo si hacemos esto, somos imbéciles.

La segunda limitación está en nuestra comprensión de cómo nuestras capacidades se relacionan entre sí de forma integral.

Pensamos que somos un sistema que funciona de forma independiente. Pensar, sentir, amar, estrategia, táctica… Todo está conectado y pensar que somos sistemas separados es no entender que aquello que hace que tengan sentido, o no, cobre fundamento sobre nuestros objetivos. No son sistemas separados. Si te enamoras, estás segregando dopamina, serotonina, oxitocina… que harán que te veas más listo y más guapo. A lo mejor no tenemos que empezar a mejorar en el trabajo, sino a saber conectar o comprender que todo en nuestro organismo pasa por algo y se llama bioquímica.

La tercera limitación está en la escasa comprensión del potencial que tenemos para crecer y cambiar.

Creemos que la vida es lineal, que nuestras capacidades van disminuyendo a medida que nos hacemos mayores y que las oportunidades que no aprovechamos adecuadamente las perdimos para siempre. Esto pasa ya que tenemos coches antiguos e intentamos añadirles ruedas de último modelo y un tubo de escape top de mercado. El coche terminará cascando. Si no te conoces tu y no eres honrrado con lo que puedes o no hacer ningun pseudocoach va a crear magia. Van a crear en ti entusiamo, espectación o ganas con fecha de caducidad, pero por mucho que quieras, nunca serás un melocotón.

¿No hacemos entonces nada?

Siempre me gusta tener un método para casi todo, es lo que define una disciplina profesional de la magia. Pasa en Economía con los mercados financieros, en Psicología con métodos de reeducación conductual. En Marketing..

En este caso sigo preguntándome el “Si quieres, puedes conseguirlo” . Para responderlo voy a seguir parafraseando a Sir Ken Robinson y la forma de enfrentarnos a esa pregunta. Esto no va de una frase bonita, de un deseo. De levantarse por las mañanas, mirarse al espejo y decir “yo puedo”. Esto no va simplemente de querer. Esto se contruye con una serie de características que podremos estar más o menos de acuerdo, pero para mi son, como dicen en mi tierra, “mano de santo”.

Suma capacidad y vocación . Añádele actitud y oportunidad y que tu secuencia sea algo parecido a: lo entiendo. Me encanta. Lo quiero. ¿Cómo lo consigo?

Esto no va de coaching, esto va de que no pares de estudiar y aprender, entrenar, equivocarte, llorar y estar al borde de la desesperación. Esto va de poder no equivocarse y si trabajas las estrategias adecuadas saber afrontar la caída para no repetirla, no para buscar otras vías para conseguirlo. Me puedo volver a caer y no hay nada más peligroso que un tonto motivado.

En una sesión, o diez, con un “coach” para mejorar “tu desarrollo personal y profesional” no se consigue esto.

Se que los buenos coach no se sentiran ni aludidos por el mensaje que quiero trasladar. A ellos, todo mi respeto, sigo disfrutando de vosotros. Al otro 95% acabo de encontrar medium como medio de catarsis. Lo siento, haber sido del 5% restante de los profesionales que dan gusto seguir y no te tienen que decir “feliz martes” por tuiter o comprarse una taza en la que pone que “Hoy es el día en el que puedes conseguirlo todo”.

Esto va de todos los que se han subido al carro de un principio que se llama conducta y se estudia en psicología.

Seguimos.

R

#NonCoaching

Únete a la conversación

9 comentarios

  1. Pingback: @PoloMatu
  2. Pingback: @IgnacioBurgos11
  3. Pingback: @profesoratecno
  4. Pingback: @Pilar_osogon
  5. Pingback: @UnTalSierra

Dejar un comentario

Sígueme en Feedly