Compártelo!

¿Y si un conjunto de personas supiera más que un único experto? Nuevos estudios en el campo de la toma de decisiones apuntan a que el crowdsourcing puede ser una herramienta mucho más precisa para predecir resultados que la opinión de los «entendidos»

Tal y como refiere un reciente artículo del Harvard Business Review, sólo tres o cuatro de cada 10 películas en EEUU recuperan la inversión o tienen algún beneficio. Sin embargo, la decisión que es capaz de darle luz verde a un proyecto normalmente se basa en la opinión única de los expertos. En otras palabras: Hacer o no hacer una película depende de la intuición de toda la vida de los ejecutivos complementada con análisis basado en una regresión estadística.

Esto de «regresión estadística» no es nada difícil de entender, simplemente es la tendencia de una medición extrema a presentarse más cercana a la media en una segunda medición. O sea, predecir un dato basándonos en cuanto se obtuvo con una medición anteriormente.

Hace tiempo ya hablamos de como los sistemas basados en el «Crowd» tenían sus peculiaridades, pero que nos ayudaban a conseguir los objetivos marcados para un tipo concreto de proyectos y plataformas:

[checklist]

[/checklist]

¿No podría haber otra manera de tomar decisiones?

Recientemente, D. Lovallo y C. Clarke han usado una técnica llamada «pronóstico basado en la semejanza«, para predecir los ingresos de 19 películas lanzadas a nivel mundial.

goLa cosa funciona de la siguiente manera: Se les hizo una encuesta on-line a espectadores que no tenían nada expertos para que juzgaran lo parecida que era una película a otras que ya habían sido lanzadas anteriormente basándose en un breve resumen de los actores, argumento o alguna otra característica destacada.

Luego, los autores del estudio pronosticaron los ingresos de las 19 nuevas películas según los ingresos de películas anteriores que más se les parecían según las respuestas dadas por los participantes en la encuesta.

Aquí viene lo mejor: De media, esas predicciones fueron dos veces más precisas que las dadas por las opiniones de expertos y sus pronósticos de regresiones estadísticas. De hecho, fueron particularmente precisas identificando aquéllas películas que iban a lograr unos menores ingresos.

Es imposible eliminar el riesgo a la hora de realizar decisiones estratégicas, pero podemos mejorar nuestras posibilidades de éxito si comprendemos mejor qué herramientas vamos a usar para la toma de decisiones. El problema es que normalmente se tienen en consideración soluciones para entornos estables y con modelos de negocio que se entienden muy bien.

No estoy abanderando ninguna revolución en contra de los gurús o expertos en sus respectivos campos. Sin duda su opinión sigue siendo un sistema de ayuda a la decisión de lo más útil.  Pero me gustaría llamar la atención sobre el hecho de que algunas veces también puede resultar conveniente preguntar a gente que no es experta qué piensa (como en el caso de las películas) para obtener resultados valiosos.

Hay que señalar no obstante las diferencias entre uno y otro sistema,  ya que las preguntas son distintas:

Al experto se le pide directamente una opinión.

indecision diceMediante técnicas de crowdsourcing como apoyo a la toma de decisiones,  la cuestión principal reside en la elección de los casos de comparación sobre los que la comunidad va a opinar.

Si estás en una industria que cambia casi a diario, o si estás lanzando productos nuevos de manera continua o te planteas un nuevo modelo de negocio, aferrarte a mecanismos equivocados puede conducirte a decisiones equivocadas. La cuestión es… ¿hay alguna industria hoy en día que no esté en proceso de continuo cambio?

Únete a la conversación

8 comentarios

  1. Pingback: @icrowdsourcing
  2. Pingback: @CrearTalento1
  3. Pingback: @Disrupcionblog
Dejar un comentario

Sígueme en Feedly