Obsolescencia neuroquímica: Mentiras que nos hacen felices

¡Es curioso!, somos obsolescencia neuroquímica programada, un neotérmino que hace parecernos a nuestro «Iphone» o un simple «yogurt«.

Productos de esos que encontramos en nuestro bolsillo o nevera, pero no nos paramos ni a pensar que tienen una fecha programada de caducidad. En esta vida, no hay nada que no caduque, aunque lanzo el reto de que me digáis aquello que no caduca (no me digáis un diamante cabrones, que os conozco). Ni me vale que digáis que es el tiempo ya que es la consecuencia de un entrelazamiento cuántico, así que los reto, pero no quiero hacer pensar demasiado en este tema que no es el objeto del texto.

Tomemos el axioma de que «todo caduca».

Percibimos el mundo conforme a variables genéticas, de ambiente y neuroquímicas (incluyo aquí la experiencia) y lo conformamos como una verdad absoluta a todo lo que nos rodea sin pararnos pensar lo sintético que nos hacen esas tres variables.

El otro día hablando con un amigo químico, me decía que el origen de todo en como conformamos el mundo era la química. Haciendo un intento en refutarlo, llegue a la triste visión que es la neuroquímica, la que hace que actuemos de una forma u otra en la vida, es la consecuencia, no la causa de nuestro comportamiento que es nuestro ser (percibido).

Es verdad que no nos gusta saber que estamos determinados (¿has visto Matrix?), por lo menos a mí no. Nos gusta pensar que somos auténticos y que «somos conforme queremos«, pero nada más contrario que esa afirmación.

Somos sintéticos en cada segundo que nos despertamos y respiramos. Desde un aumento del cortisol por estados elevados de estrés, pasando por un simple problema de tiroides o una vivencia que nos hace «rumiar» y cambiar nuestros procesos neuroquímicos bajando nuestro estado de ánimo a niveles que no conocíamos. Esos cambios harán que nos comportemos de una manera u otra, no tu decisión de comportarte de esa manera, de ahí el símil de la obsolescencia neuroquímica y la mentira.

La debacle.

Hay una canción de Nacho Vegas, Monduber, que dice «¿crees que puedes decidir irte o quedarte?«, así que lanzo esta locura de sinrazón de pregunta:

¿Cómo controlamos nuestra felicidad?

Escribo el «Obsolescencia neuroquímica como primera aproximación catárquica en la que entender que todo cambio no tiene ni pasado, ni presente, pero sí futuro.

La mejor manera, es estar preparado para la debacle del cambio. De esto hay bastante literatura ilustrada y de neocoaching (que alguno no sirve para limpiarse en el WC), pero existe literatura suficiente como para entender que es eso de la resiliencia y de la toleracia al cambio o frustración.

Aquí los que me conocen sabrán que soy un especial defensor del caos. Creo firmemente que el caos es necesario para cualquier cambio. Todos los cambios importantes en nuestra vida vienen precedidos por un presagio de desastre o de caos cuyo premio es esa modificación de conducta.

Puede que el caos tenga para ti un locus externo o incluso interno y te hace creer que nuestro presente es sólo culpa de una o varias variables. Tengo que decirte que nada más alejado del acierto (no, la culpa no es de lo demás).

«Tú y solo tú eres el único culpable» (es como sigue la canción). Ahora que es asumido esta afirmación por todos, veamos un ejemplo. ¿Os habéis enamorado alguna vez?

Quiero provocar una emoción, en este caso de sorpresa cuando os diga que es mentira y sintética.

El amor: La primera fase que crees que controlas.

¡Amor! sí, esa reacción neuroquímica en la que actúan la serotonina, la dopamina, oxitocina… Cuando esa química desciende, la psique la interpreta como una pérdida de amor (MacDonald & MacDonald, 2010), así que tendríamos que volver a «drogarmos» para permanecer enganchados a ese amor. ¿Qué te parece esa afirmación?

El amor caduca. No lo olvidemos. El control es una ilusión cuando no tenemos un interruptor que aumente o disminuya nuestros neurotransmisores. ¿Os imagináis una pastilla que ayude a enamorarse? ¿Es más o menos sintético que la voluntad actual que vivimos?

Tengo una amiga que dice que el 70% del amor se basa en conectar en el sexo. El resto lo veo como un factor que mezcla inteligencia, atracción física y conductual. Así que, si no funciona algo en la relación, piense si es usted tonto o tiene que hacer algún taller para que le expliquen qué es eso del sexo aunque también puede darse que tenga conductas de bonobos.

Partiendo de esa afirmación, ¿cómo es posible que sigan apagándose relaciones? ¿Qué crees que hacemos para que se apaguen? ¿Mantenemos nuestros niveles neuroquímicos a raya? ¿Qué tiene que ver aquí la conducta?

La mentira: La Fase autoengaño.

«Ven cariño, acompáñame al desastre«. (Continua Monduber de Nacho vegas).

Así empiezan todas las relaciones. Quiero explicarme. La mentira es la manifestación de cambiar u omisión de datos que puedan establecer una imagen fiel a la realidad que se manifiesta. Sorprende que cuando hablo de la mentira, la omisión del dato de forma voluntario no lo toman como mentira.

No lo digo yo, pero es demasiado real como para hacerla verdad en nuestra conciencia. ¿Por qué se separan las parejas? Las hay que rompen por no decir desde un primer momento su verdad. La verdad sin omitir o cambiar la realidad. ¿Estamos preparados para aceptar la verdad? 

¿Cómo afecta la verdad a nuestra psique?, ¿no sería más cómodo vivir en mentiras que nos hagan el día a día mejor y no manejar nuestras disonancias cognitivas? ¿Y la felicidad con la verdad absoluta?

Lo que duele: La verdad.

No estamos preparados socialmente para la verdad. Somos una sociedad de protección y sobreprotección. Esto provoca que no queramos hacer daño a las personas que están en nuestro círculo más proximal. Un ejemplo es decirle a una persona que «no vale para algo«, hay una corriente que dice que todos podríamos llegar a ser lo que queramos ser (efecto Pigmalión).

Otra diría que no somos nadie para decirle a alguien lo que puede o no hacer e incluso nos podríamos encontrar los personajes espejo que dirán «pues tú tampoco«. Cualquier argumento no quita para que la verdad prevalezca. Hay dos cosas únicas que prevalecen en esa verdad: Un hecho y el tiempo.

El que no vale para algo no vale para eso, aunque para otra cosa pueda que sí. ¿Somos capaces de soportar la verdad? ¿Y si le dices la verdad a tu pareja?, ¿seguiría contigo? ¿Seguro con una verdad absoluta?

Hay que tener mucho ego para dar por afirmativa esta respuesta sin pensarla.

El teatro. Lo que no somos, pero somos.

Somos lo que queremos ser, no lo que somos. Aquí Lacan tendría mucho que decir, aunque esté alejado del método científico.

¿Qué papel juega la mentira en tu vida?, es decir en aquello que no soportas y lo enmascaras en otra realidad. Quizás salgas de casa con una sonrisa cuando tu vida es una auténtica mierda.

Vivimos en una «happymania» diaria. Ya no se nos permite decir las cosas como son, si no están edulcoradas. Socialmente se sobreprotege a tener que decir todo en algodones. ¿Cómo crees que afecta esto a tu diario relacional en pareja? ¿Soportamos una discusión?, ¿un cambio de posiciones en argumentos?, ¿una nueva realidad manifiesta?, ¿espíritu crítico de dos personas con posiciones totalmente dispares en política? Las hay, no tomes esto como valores absolutos, eso sería reducirte a la izquierda de Gauss. No es eso, es pensar en qué es la verdad y cómo nos modela.

La felicidad.

Como dice Eduart Punset, la felicidad es la ausencia de miedo. Entonces, ¿cómo nos afecta la verdad absoluta al miedo de la respuesta?

Al final volvemos a la neurobiología. Somos felices mientras nuestros neurotransmisores están activos para ello, por lo que engañarlos no nos viene nada mal de vez en cuando.

Seguro que tampoco dices la verdad como estrategia de supervivencia de manera inconsciente.

Me juego una cerveza.

R.

Sobre la cultura organizacional y el amor. La culpa es de Netflix…

Cuando las organizaciones invierten en cultura organizacional, nos vienen a la mente cientos de ejemplos de grandes empresas en las que el éxito en invertir en procesos de agilidad organizacional está más que justificado, es rentable y con visión a medio o largo plazo sale a cuenta. A mi me recuerda al amor.

¿Qué es invertir en cultura organizacional?

Creo que uno de los stops que las empresas se encuentran en las organizaciones somos las propias personas.

Antes de que me tires un zapato a la cara, me gustaría que recorriésemos algunas capítulos en las que seguro que tienes a más de un compañero en el que empatizas a ese stopper de la cultura organizacional. ¿No somos los culpables por el cual el amor funciona o no?

(He escrito esto con el maestro Ludovico Einaudi de fondo)

https://www.youtube.com/watch?v=kcihcYEOeic

 

Chapter 1: EL amor.

“Todo es sí antes de la contratación.”

Las empresas nacen, crecen y necesitan talento. No dudemos que las empresas la hacen grandes las personas y éstas, hacen grande a la cultura. Como dice Satya NadellaEl CEO de una empresa tiene que velar por la cultura de una organización”, no puedo verme mejor reflejado, pero yo lo bajo a que “cada uno de los miembros de una organización tiene que velar y poner mecanismos de control para que la cultura sea la que tiene que ser y no otra”.

Cuando gestionas personas, equipos o empresas, tenemos que tener presente que una estabilidad de comportamiento en las personas hacen que la probabilidad de éxito en crecer como organización y como cultura esté asegurada. No vale crecer de manera orgánica y no en mentalidad organizacional.

¿Son inteligentes las organizaciones? No sé si tengo respuesta a esa pregunta, pero lo que tengo claro es que algunas empresas tienen las estructuras, las dinámicas y compromisos con la cultura organizacional para que sean menos idiotas que las que vemos al lado.

La estabilidad de la cultura organizacional es como el amor que todos conocemos. Ese amor que todos habéis conocido, sentido, llorado y disfrutado.

Si tenemos que comenzar por un momento dado de esta historia, es el de esas primeras fases en las que todos prometemos y empatizamos con la empresa en la que vamos a estar y no ponemos un no a ninguno de los condicionantes del propio trabajo, organización y compromisos. Desde fuera y con unas cuantas entrevistas a la espalda, lo que se ve es que los candidatos cuando realizas esa entrevista lo ven como un reto positivo en sus vidas, como una forma de ser una mejor versión de  nosotros mismos, de crecer, de …, y tengo que decir que conozco a empresas que ponen mecanismos para que esto ocurra (ahora es cuando alguien dice que las empresas no motivan a su gente, no les hacen planes de formación, son monolíticas… Os diría que sí, pero no es el tema ni mi empresa) con plataformas de formación adecuadas al vertical de organización que son. Nuevas formas de entender el trabajo con carta abierta a trabajar desde casa. Bonificaciones por captación de talento o simplemente decidir dónde quieres estar en la empresa para idear y crecer junto a ellos. Cada una de las empresas tendrá sus recetas de mejora, yo conozco las nuestras y no son ni mejores ni peores, pero ahí están a disposición de las personas que se han acercado a nosotros.

Sin enredarnos mucho, estábamos hablando de esa fase en la que todo es sí a la empresa. Escuchamos afirmaciones como: a mi me encanta formarme”, “nunca dejaría un trabajo sin acabar”, “la calidad en el entregable es lo primero, nunca me conformaría con menos de un 8” o el de “aquí estamos para tirar todos y me tenéis a mi el primero”.

Como en el amor, en esos primeros estadios o meses de relación en los que todo nos parece bien. Los sitios a los que vamos, los amigos de tu pareja, su música, películas, series… Podría escribir miles de conductas en las que de primeras todos encajamos en una relación y nos parece que la vida y tu pareja es todo de 10. De igual manera ocurre en la empresa. Al principio todos estamos enamorados. La empresa por contratar a la persona adecuada y la persona por encontrar a la empresa de su vida.

Chapter 2: La serienovela.

“Cuando Netflix nos fastidió la vida.”

Un día llegas a casa y te apetece ver una serie en Netflix. Es aquí  cuando el mundo se acaba, se derrumba, todo el mal que está por llegar acontece.

Tu pareja acaba de comentarte que no quiere ver la serie que tu propones. Hasta ahí todo bien, tienes muy mal gusto eligiendo y esta vez no sería de otra forma. Tu pareja deja bien claro que “no le apetece, que propongas otro plan, que ese tipo de series son muy aburridas”, pero no te ofrece una solución a tan inquietante dilema.

Un no y apáñate. Un no y a ver si vuelves a equivocarte. Un no y… En esa fase de la relación encuentro mucho paralelismo con algunas personas dentro de las empresas. Un día necesitas que trabajen de otra manera, aplicando nuevas metodologías, formación, calidad, apretarse en un momento dado para entregar ese proyecto que es vital y…, llegó Netflix a nuestras vidas.

Todo son noes.

No a este proyecto no se puede presentar en esa fecha por…

No a es que no tengo tiempo de (añade lo que quieras)…

No puedo …(añade los noes que has vivido o se te han pasado por la cabeza).

Cuando la empresa no ofrece alternativas en la forma de pedir y no dar, el sistema está descompensado. Ahora cuando la empresa sabe que si te quedas a terminar una propuesta, puedes tomarte un día libre o si te formas puedes optar a crecer dentro de la organización en responsabilidades o sueldo, el problema no es de la empresa.

Los problemas en el amor son las personas. En la cultura organizacional de la empresa también pueden ser las personas.

Volviendo a Netflix. Si antes de salir con tu pareja le decías que te encantaba ver Juego de Tronos (¡mierda!, eso es HBO)y vas ya por la 4 temporada como un campeón. Cuando vas a poner la 5 te dice que Juego de Tronos en una basura, tu mundo se desestabiliza, te crea intranquilidad, miedos e incluso te sientes perdido. Piensas realmente que alguien ha engañado a alguien durante este tiempo.

Dicen que seríamos capaces de cambiar la trayectoria de un cometa con pequeños golpes constantes en el mismo (Impacto cinético). Lo mismo ocurre con la cultura en una empresa. Son aspectos tan pequeños que no les damos la importancia necesaria y olvidamos, aunque esos pequeños gestos cambian a una organización sin ella darse cuenta. De manera positiva a negativa o incluso al revés.

Las personas que pierden el compromiso por el trabajo, su calidad, sus esfuerzos, su formación, su relación con el cliente, con… y se les ponen medidas o excusas para amortiguar lo que se pide, tiene un nombre en psicología. Nosotros lo denominamos «locus externo”, como que todo aquello que me rodea es el culpable en mi forma de hacer, organizarme, sentir o pensar. Aunque todo se refleje en un espejo, ellos siempre dirán que no. 

Nunca me gustó Juego de Tronos, el culpable es … (Eres tu, nunca lo dijiste).

En el amor pasa lo mismo, cuando no ves mas allá de la realidad, que es de las pocas cosas no opcionales en esta vida, no deberías compartir una relación el resto de tu vida con alguien que te ha mentido en algo básico como que no le gustaba Juego de Tronos.

Chapter 3: El miedo.

“La acción de la inacción”.

Seguro que hemos vivido ese tipo de situaciones que he llevado al extremo cómico, vulgar e incluso con cierto grado catártico por lo que veo, me cuentan, huelo o imagino, pero no me podrás negar que es algo que no sale de la realidad de una pareja y de una empresa.

Cuando ocurre esto, nuestra psique, que está programada para la supervivencia y no para la felicidad, se amolda a los procesos de los noes y se va adaptando como plastilina para que, si hablamos de una relación, no nos veamos solos en la vida (aquí siempre alguien me dice que le da igual estar solo, pero la soledad, la muerte … son miedos evolutivos universales).

Lo mismo ocurre en la empresa. Cuando no actuamos por y para la cultura de la misma, puede que se empiecen a crear subculturas que en un principio no controlábamos, que no queríamos o que no habíamos prestado atención. Los comportamientos más importantes de la vida pasan cuando no prestamos atención o ¿no te habías dado cuenta?.

Creo que muchas veces esa inacción provoca mas daños que el miedo a tomar decisiones.

Creo que el dejar a tu pareja cuando ves que no tienes puntos en común infranqueables, no debería de arrojarnos a estar siempre a su lado. Creo que si una empresa detecta que la cultura se está desviando por caminos que no tienen punto de encuentro comunes con sus valores, un trabajadores, socios, proveedores…, debería pensar que está en la línea roja y la empresa no vacilar en mover ficha.

Sigo escuchando amigos decir que siguen con sus parejas ya que a su edad qué van a encontrar mejor o “para esto hemos quedado amigo”.

La inacción provoca otro tipo de acciones, pero puede que sean las que no esperamos.

Chapter 4. Botón rojo.

Romper antes que pegar.

Cuando en una relación nadie levanta la mano para decir lo que no le gusta, el cómo no le gusta o en que puntos se encuentra distancia, la relación se termina.

Cuando en una empresa no levantas la mano, no te aplicas las dinámicas de valores internas, no creces o no hacer crecer a tu equipo, la relación laboral debe de terminar. Eso también es cultura organizacional simbiótica.

Seguro que habéis sido los mejores amantes del mundo (pillines). Los mejores, no tengo duda, pero si la cosa se ha enquistado en no seguir una misma linea de vida, mejor separarse y que ninguno viva la vida que desea tener. Dicen que siempre hay un hilo rojo que a todos nos une con nuestra pareja ideal. Seguro que si tienes confianza en que eres bueno y no ves las señales que manda tu empresa, seguro encuentres ese hilo.

Chapter 5. ¡Perdón!.

“Maldita catarsis”.

Cuando las personas hablamos de que las empresas tienen que ser empáticas, inteligentes y acordes a la realidad en la que se vive, corren el problema de que la empatía no puede ser en un único sentido como ya hemos escrito sobre cultura organizacional.

A mi me mata no hacer algo que está en mi mano y si sólo ves que es la empresa la que debe de hacer cosas por ti, quizás te merezcas en el futuro otro tipo de empresa. Espero tengas suerte de conocerla mejor, que no te ocurra como cuando quieres ver una serie en Netflix con tu pareja.

Como dice un amigo mío “mamasita que me quede como estoy” que ya no creo que llegue a mucho más, aunque mi amigo siempre parece que se equivoca.

P.D.

Perdón por esta catarsis.

Un mecánico, un cirujano y un cliente. Dilema de la felicidad del cliente.

Quería escribir sobre la felicidad del cliente, pero lo que realmente tengo ganas es de contaros una historia. La historia de como la felicidad de un proyecto no sirve de nada.

Este cuento es una pequeña pataleta que tenía guardada desde hace mucho tiempo, en la que sería injusto señalar a nadie, pero en la que si miramos a nuestro alrededor, seguro que vemos reflejada alguna sombra de lo que escribo. Espero que lo disfrutes tanto como a mi me ha entristecido recordarlo y escribirlo.

 

¿En qué se parece un cirujano, un mecánico y un cliente?

La verdad es que espero que no tengáis nunca que pasar por un cirujano o un mecánico. Haz memoria. Seguro que si has pasado por ello, recuerdes como era el momento. ¡Claro que lo recuerdas! Estaba escondido en tu gran mente como algo trágico, algo lleno de necesidad, desesperación, malestar, desilusión y ganas de que nos dieran una solución aceptable, inmediata y acorde a lo que todavía no sabíamos que ocurría en ese momento.

Uno llega al mecánico porque no le funciona el coche, o en mi caso, la moto. Una pequeña moto roja y antigua. Pues con total desesperación voy al mecánico, ya que uno no sabe si lo que no funciona es una simple bujía o se ha estropeado medio motor y hay que llevar a ese cuatro latas roja al desguace.

Cada profesión tiene un determinado vocabulario. Yo desconozco el de la mecánica. Palabrotas como DIS, retenedor de válvula, oring… hacen que mi moto cobre una importancia desconocida como acelerar una partícula en el CERN. Es por ello que la angustia que me genera no conocer el idioma, su vocabulario, su técnica, sistemas o teoría me hace valedor de entregar toda mi confianza hacia el mecánico. Mi mecánico.

 

Algo parecido pasa en la medicina con los cirujanos. Llega el día en el que no estamos tan «todo terreno» como a los 15 años y entramos en una sala de espera con una anamnesis, que a través de una auditoria o pruebas diagnósticas nos lleven de camino a una pequeña, mediana o gran cirugía.

Ni que pensar la sensación que tiene el lector al imaginar al entrar en esa inhóspita sala de operar. Fría, con olor químico en la que cada segundo se confunde con fracciones de hora. En las que todo nos es extraño. Sin aquello que conocemos. Con un equipo que se nos hace lejano, pero al que le confiamos nuestra vida.

Cuando entramos con un diagnóstico, que con mucha suerte desconocemos, nos ponemos en manos de un profesional cirujano y dormimos como angelitos con una buena dosis de anestesia. El último suspiro y aliento antes de que se caigan los párpados es el de que «todo salga bien«.

 

 

Nos suena el teléfono y es el mecánico. Una sensación entre miedo y alegría recorre nuestro cuerpo. Nos dice que ya podemos pasar a recogerla. ¡Bien! llegamos a pensar. Nos dirigimos al taller. Con cierta sonrisa en la comisura de los labios vemos nuestra moto aparcada en ese garaje grasiento, pero allí está ella, limpia e impecable. Parece que fue ayer cuando la compramos. ¡Joder! Le han quitado unos años de encima. Nos creemos que está nueva.

Ahí es cuando el mecánico nos cuenta la historia rocambolesca de que le ha pasado a la moto y bla, bla bla, así que terminamos pagando con una sonrisa (recuerda que el especialista es el. Nosotros sólo hemos depositado la confianza en que todo vaya bien).

Efectivamente. ¡Cómo suena de bien! !La han dejado nueva! es de los pocos pensamientos que se nos vienen a la cabeza una vez pagada la factura. Creo que en esa semana hablamos de nuestro mecánico como un super héroe. «El hombre que es capaz de arreglar cualquier moto estropeada«. Todo es alegría.

Cuando salimos de un quirófano, lo primero que preguntamos es si todo ha ido bien. El cirujano nos mira con esos ojos de seguridad y nos dice que todo ha ido fenomenal. Otra vez podríamos decir que la alegría y felicidad nos recorre. Vaya trabajo bien hecho. Cuanta calidad humana en sus palabras y qué técnica en sus servicio. Deseamos llegar a casa, y si somos generosos, dotar con un obsequio a un profesional de su talla. Teníamos tal confianza en el cirujano. Sabíamos como clientes de esa operación que no nos fallaría.

 

La felicidad del cliente.

Como clientes de este cirujano o mecánico no sólo podemos conformarnos que, con total desconfianza y desconocimiento a su profesión, hayan hecho un trabajo visiblemente correcto. Quedarnos ahí sería de una simpleza supina y amargaría la inteligencia del lector.

La motocicleta puede estar limpia y arrancar, pero el mecánico no haber sido profesional y no haber cuidado los detalles para los que entonces habría usado piezas de otras motocicletas por allí abandonadas. Todos sabemos que a simple vista no nos daríamos cuenta (siendo amateurs como el 98% de los lectores), por lo que se reduciría la calidad de la reparación, que a simple vista parecía ir de diez. Si se estropea otra vez, sería culpa de otra palabrota que solo ellos conocen y vuelta a empezar con el engaño.

Ni imaginar quiero que un cirujano no sea profesional y donde tendría que realizar una intervención, hace otra chapuza que a lo largo podría costarnos la saludo o hasta la vida.

 

Nuestra felicidad.

Cuando realizamos un trabajo para un cliente, sólo nos podemos conformar con que el cliente esté contento. Le guste o simplemente se deje llevar por la explosión de entusiasmo que trasladamos. El trabajo que realizamos desde dentro, tiene que ser impecable. El cliente es lo más importante  Es su salud. Su motocicleta o su proyecto. No podemos dejarnos llevar por proyectos que estén fuera del alcance y conocimiento del equipo, del cirujano o el mecánico. Sino, tarde o temprano, cualquier profesional del sector se dará cuenta y sólo nos quedarán excusas.

Hablando de excusas, he llegado a escuchar a compañeros de la profesión comentar en tertulia los proyectos que habían ganado, ejecutado o realizado y que en estos existían errores profesionales de peso, pero en las que la respuesta por parte de esos profesionales era que el cliente estaba contento.

La verdad es que me avergüenzo de algunos cirujanos de carrera o simples mecánicos. Ser profesional empieza por los detalles que no sólo los de tu nivel ven, entienden o se darían cuenta. Ser profesional es ser feliz viendo como los proyectos se hacen con rigor, nivel y calidad.

 

Tenía que escupirlo después de tanto tiempo. 

 

Seguimos,

R.

Un poco sngular

No. No ha sido una equivocación. La i te la regalo, queríamos que fuera algo singular y que tuviera una orientación global hacia el cliente. Así que esa i, que es innovación, ideas, invención…  No nos pertenece. Te pertenece a ti.

Quiero contaros como empezó esto de sngular y para ello voy a remitirme a su ideólogo, José Luis Vallejo Pizarro y lo escrito por Evaristo Nogales en la web de Walnuters.

¿Ya no soy de Walnuters?

Si, sigo siendo de Walnuters. Con más músculo. Más equipo y mas cabezas y manos para hacer cosas con los clientes. Si antes nos sumergíamos en el plano estratégico digital sin problemas y siendo una referencia, ahora con la suma de las compañías que integran sngular, vamos a poder ser mejores. Se lo expliqué a un amigo hace poco. La suma del conocimiento de 5 empresas dedicadas a la tecnología hace que nuestros clientes tengan un mejor servicio y herramientas. Si antes competíamos para especializarnos en un área de transformación digital, ahora competimos en 5 áreas especializadas desde el principio.

No os he dicho como me siento. Con ganas, ilusión y sin parar de pensar la cantidad de nuevos proyectos que podremos llevar a cabo. La felicidad tiene que ser algo muy parecido a esto. Levantarte cada día y aprender o realizar un nuevo reto.

Voy a tomar prestadas palabras escritos del blog de José Luis  en su blog y Evaristo en Walnuters, pero permitidme que haga los cambios que van con mi peronalidad.

El grupo sngular se forma por la fusión de:

Media Net Software Empresa de la que es CEO José Luis Vallejo . Actualmente cuenta con 225 empleados entre varios continenes y países; España, México y USA, con varias divisiones de desarrollo software, cloud, UX, Bigdata… Este año han cumplido su 20 aniversario y han ido creciendo en todo momento de manera ordenada, con valores y objetivos en los que siempre han primado la calidad y la sostenibilidad de las relaciones con los clientes y con los empleados. Para mi siempre han sido referencia. Los conocí de la mano de mi socio Evaristo Nogales. A su equipo cuando vino al congreso de la Singularity University o cuando hemos empezado a trabajar codo a codo, sólo puedo decir que siempre aprendo algo nuevo de ellos. Son de 10 todos y cada uno de los 225 que poco a poco voy conociendo.

BillionLabs  Es una empresa especializada en servicios de aceleración de ecommerce, lanzada hace unos años por dos emprendedores con gran experiencia en servicios para startups y sobre todo ecommerce. Uno de ellos, Farid Fleifel, ex-empleado, cliente, socio y CTO de la exitosa exitosa www.buyvip.com que compró Amazon entre ellos a José Luis Vallejo. Vender rápido y mucho. Son especialistas en conseguir objetivos con su modelo de participación societario en muchos de sus clientes.

Trecone con proyectos de I+D en Movilidad y People insight, expertos en creación y lanzamiento de apps. Cuentan con más de 2 millones de descargas de aplicaciones y varios cientos de miles de usuarios activos de las mismas en muchos países. Son alquimistas del desarrollo de apps, del comportamiento de estos con las aplicaciones y la optimización de recursos para que los que nos dedicamos al marketing podamos realizar campañas mucho más óptimas para nuestros clientes.

Singular Meaning Expertos en inteligencia artificial y semántica con 18 años de experiencia. Una tecnología que pueddo denominar «pasada». Con productos especializados en muchas áreas de aplicación de tecnologías de procesamiento de lenguaje natural. Presentes en EE.UU a través de la filial MeaningCloud LLC. Dime que han escrito de ti (marca) y sabré de tu cliente todo su ADN conductual y digital.

Singular People Empresa de consultoría de estrategia en tecnología de José Luis vallejo  y que da origen al nombre del grupo.

HealthyTech es el fondo privado de  de Jose Luis Vallejo. Un fondo dedicado a la inversión en biotecnología ya con inversiones en varias startups BioTIC y genética.

Walnuters y nosotros. Una consultora con gran músculo en estrategia digital que no solo marketing digital.

El grupo sngular tambien tiene algunas inversiones en startups (ahora agrupadas dentro de la unidad llamada Sngular Ventures)

walnuters-logo

Evaristo Nogales, uno de mis socios junto a Luis  García en todo esto lo define así:

Si te preguntas ¿para qué?, para comprometernos desde sngular a trabajar cada día con las herramientas, conocimientos, espíritu de equipo y velocidad que exige conseguir que tengas éxito en un entorno de cambio acelerado.

Haciéndolo con talento, tecnología y personas capaces de integrarse con otras.

Y si la pregunta es ¿por qué?. Porque lo vemos como un camino apasionante, convencidos de que nos hará ser mejores, más listos, más capaces y, sobre todo, más útiles para quienes quieran que hagamos equipo con ellos en este entorno de cambio en el que hemos entrado y que, estamos convencidos, irá cada vez más rápido.

Bienvenidos a mi nueva casa. Seguimos siendo Waluters, más fuertes, más rápidos y con más músculo para ofrecer al cliente mejores soluciones, pero desde ya, un poco más sngulares ;)

Os iré contando los proyectos que estamos llevando a cabo, pero ya os podéis imaginar con la gente que me he asociado no harán nada común, será todo muy sngular.

Ilusión, innovación, mucho trabajo y añade dos kilos más de ganas.

R.

#NonCoaching  El por qué no lo vas a conseguir sólo por pensar que puedes conseguirlo

si-quieres-puedes

La principal razón del por qué no vas a conseguirlo, y es de las más importantes, es que la mayoría de nosotros tenemos una percepción muy limitada de nuestras capacidades naturales. Nos han dado cobijo en un sistema educativo, familia, cultura… en la que siempre nos han dicho “Si quieres, puedes conseguirlo”. Si no te lo han dado, estás de enhorabuena. Ahora parece que si quieres ser un melocotón puedes ser un melocotón ya que hay unos cuantos “canta mañanas” que te prodigan eso.

Me gusta Sir Ken Robinson en como explica el sistema de aprendizaje y competencial en personas con grandes capacidades y personas que son como tu y como yo. Voy a basarme en el en este primer texto. A mi me gusta aprender de los mejores que están en ese rango del uno al cinco por ciento de la población.

La primera limitación está en nuestra comprensión del alcance de nuestras posibilidades.

Todos nacemos alto potencial para desarrollar la imaginación, inteligencia, intuición, emociones, conciencia física y sensorial, matemáticas… Sólo tenemos que leer algunos estudios de neuroplasticidad y aprendizaje para entender que somos potenciales casos de éxito nada más nacer.

La mayoría de los que estudiáis conducta observaréis y habréis estudiado que solo utilizamos una mínima parte de estas facultades, y algunos no las aprovechan en absoluto. Puede que yo tampoco.

La gente no conoce sus limitaciones y les hemos dicho “Si quieres, puedes conseguirlo”, pero se lo estamos diciendo, se lo estamos enseñando ahora, con treinti, cuarenti o cincuenti años. Cuando el desarrollo neuronal y los procesos de aprendizaje son más lentos. En muchos de estos casos no lo van a conseguir y serán bombas con una insuficiencia de serotonina graves. Preferimos pagar o que un pseudocoach nos diga que podemos a que realmente nos estudiemos y utilicemos nuestro potencial por otras vías.Ellos prefieren hacer caja. Tu o yo si hacemos esto, somos imbéciles.

La segunda limitación está en nuestra comprensión de cómo nuestras capacidades se relacionan entre sí de forma integral.

Pensamos que somos un sistema que funciona de forma independiente. Pensar, sentir, amar, estrategia, táctica… Todo está conectado y pensar que somos sistemas separados es no entender que aquello que hace que tengan sentido, o no, cobre fundamento sobre nuestros objetivos. No son sistemas separados. Si te enamoras, estás segregando dopamina, serotonina, oxitocina… que harán que te veas más listo y más guapo. A lo mejor no tenemos que empezar a mejorar en el trabajo, sino a saber conectar o comprender que todo en nuestro organismo pasa por algo y se llama bioquímica.

La tercera limitación está en la escasa comprensión del potencial que tenemos para crecer y cambiar.

Creemos que la vida es lineal, que nuestras capacidades van disminuyendo a medida que nos hacemos mayores y que las oportunidades que no aprovechamos adecuadamente las perdimos para siempre. Esto pasa ya que tenemos coches antiguos e intentamos añadirles ruedas de último modelo y un tubo de escape top de mercado. El coche terminará cascando. Si no te conoces tu y no eres honrrado con lo que puedes o no hacer ningun pseudocoach va a crear magia. Van a crear en ti entusiamo, espectación o ganas con fecha de caducidad, pero por mucho que quieras, nunca serás un melocotón.

¿No hacemos entonces nada?

Siempre me gusta tener un método para casi todo, es lo que define una disciplina profesional de la magia. Pasa en Economía con los mercados financieros, en Psicología con métodos de reeducación conductual. En Marketing..

En este caso sigo preguntándome el “Si quieres, puedes conseguirlo” . Para responderlo voy a seguir parafraseando a Sir Ken Robinson y la forma de enfrentarnos a esa pregunta. Esto no va de una frase bonita, de un deseo. De levantarse por las mañanas, mirarse al espejo y decir “yo puedo”. Esto no va simplemente de querer. Esto se contruye con una serie de características que podremos estar más o menos de acuerdo, pero para mi son, como dicen en mi tierra, “mano de santo”.

Suma capacidad y vocación . Añádele actitud y oportunidad y que tu secuencia sea algo parecido a: lo entiendo. Me encanta. Lo quiero. ¿Cómo lo consigo?

Esto no va de coaching, esto va de que no pares de estudiar y aprender, entrenar, equivocarte, llorar y estar al borde de la desesperación. Esto va de poder no equivocarse y si trabajas las estrategias adecuadas saber afrontar la caída para no repetirla, no para buscar otras vías para conseguirlo. Me puedo volver a caer y no hay nada más peligroso que un tonto motivado.

En una sesión, o diez, con un “coach” para mejorar “tu desarrollo personal y profesional” no se consigue esto.

Se que los buenos coach no se sentiran ni aludidos por el mensaje que quiero trasladar. A ellos, todo mi respeto, sigo disfrutando de vosotros. Al otro 95% acabo de encontrar medium como medio de catarsis. Lo siento, haber sido del 5% restante de los profesionales que dan gusto seguir y no te tienen que decir “feliz martes” por tuiter o comprarse una taza en la que pone que “Hoy es el día en el que puedes conseguirlo todo”.

Esto va de todos los que se han subido al carro de un principio que se llama conducta y se estudia en psicología.

Seguimos.

R

#NonCoaching

#NonCoaching   Manda a la mierda el que te diga que puedes hacerlo ahora

En el mundo de la conducta humana, per se de la Psicología que estudia la conducta como una de sus ramas, nos encontramos magufos del coaching que nos siguen diciendo “Hoy es un buen día para conseguir lo que quieres. Ponte a ello

Permíteme que te diga que si un magufo del coaching (ese 95% de pseudoprofesionales dedicados a ello) te dedica estas palabras en persona, por Twitter o cualesquiera de las redes digitales que todos usamos a diario,dile que se vaya a la mierda de mi parte. Quiero explicarte por qué. Que vaya con argumentos y no cargues tu la culpa o el sentimiento de mandarlo de verdad a la mierda. Vamos a ello.

Siempre me gusta que el método supere a las palabras bonitas, aunque estas nos ayuden en la explicación de una conducta o modificación de la misma. Unas palabras bonitas sin método nos llevan siempre al fracaso: “Hijo puedes llegar a donde quieras”, “Cariño si tu eres muy lista, es que te tienen manía”, “No me comprenden en el trabajo”… ¿Os suenan no?

Hoy nos vamos a basar en el método de toma de decisiones de Luis Puchol Moreno en su libro de habilidades directivas.

Lo mas valiente que tiene una persona no es la libertad, es el concepto de decidir su libertad.

Concepto: decidir. (Del lat. decidere, cortar, resolver) Cortar la dificultad, formar juicio definitivo sobre algo dudoso o contestable.

El tomar decisiones diferencia a las personas que pueden llegar a cumplir sus objetivos de las personas que os dicen “que si quieres puedes”.

A ver. El hecho de tomar decisiones provoca mucha ansiedad, si eso mismo que pasa cuando te das cuenta que te has dejado cientos o miles de euros en cursos o especialistas magufos del coaching (95%), y esta mala, regular o con cierto aprendizaje del fracaso se debe en un porcentaje muy alto por dos razones.

(A) Supone renunciar a lo que no se ha elegido adecuadamente.

(B) Pensabas sin método que las palabras bonitas tomadas en falso como decisiones condicionarían en positivo tu futuro.

¿Qué es decidir?

Así que el sumatorio cuando decidimos es la ecuación que integra:

(A) Algo que no funciona en lo que todos denominamos problemas o áreas de mejora, pero de las que necesitamos averiguar e indagar en las causas. El problema puede ser ahora, real, a futuro que provoque un problema potencial o simplemente queremos impedir o minimizar los riesgos de una mala decisión.

(B) ¿Cómo vamos de alternativas? Hay que realizar algo para solucionar el problema. ¿Sabemos elegir la mejor metodología para el problema que nos sobreviene?

La vida es un proceso de tomar decisiones y asumir responsabilidades.Estas pueden llegar de carácter general o pueden estar delimitadas en un área de nuestra vida.

Nos podemos encontrar en un primer lugar con los “famososproblemas habituales que nos hacen decidir de una manera casi autómata. En un segundo grupo podemos englobar los problemas imprevisto denominados “¡ostia, esto qué es!”. El tercer grupo de problemas los podemos denominar o integrar en esos problemas no habituales que se presentan en nuestro día a día y el cuarto gran grupo identificado los problemas menores del día a día. Tal cúmulo de problemas puede provocar una paralización en el individuo y no tener un método para establecer alternativas de éxito es esencial.

Esto no se soluciona con un si quieres puedes. Te lo aseguro. ¿Tienes un buen método? ¿Un buen profesional (De ese 5%)? ¿De verdad quieres cambiar o te unes a la moda del buen rollismo mañanero y escondes una vida de fracasos y tristezas que se esconden en una depresión que se manifiestan en proyecciones positivas hacia los demás?. Sólo quiero que pienses y tomes decisiones.

La priorización es asignar

La priorización es el resultado de combinar la urgencia de un problema con su importancia.

Fórmula P=U×I

Hay asuntos muy urgentes, pero nada importantes, hay asuntos importantes pero nada urgentes, hay otros que son urgentes e importantes y, por último, otros no son ni importantes ni urgentes.

¿Cuándo eliges en qué estadio te encuentras? Te propongo esta matriz propuesta por Luis Puchol Moreno.

> Opción A. Si la urgencia es alta y la importancia es alta.

Resolver inmediatamente al nivel adecuado, dedicando todo el tiempo que necesitemos el problema que tenemos. Hazlo.

> Opción B. Si la urgencia es alta y la importancia es baja.

Delegar al nivel cognitivo más bajo posible, teniendo en cuenta y poniéndonos como objetivo que se se resuelva inmediatamente.

> Opción C. Si la urgencia es baja y la importancia es alta.

Pasa por un momento del asunto. No lo olvides. Sabes que hay que resolverlo necesariamente al nivel cognitivo adecuado y dedicándole el tiempo que merece. Incluso ¿Lo puede hacer otro por ti? Pues ni te molestes más de lo necesario. Hazlo y no lo olvides. Que lo urgente en tu vida no se coma lo importante.

> Opción D. Si la urgencia es baja y la importancia es Baja.

Baja al bar que tengas más cercano y tómate una cerveza. Pasa. La vida no está para darle más tiempo del necesario al que no lo merece.

¿Si quieres puedes hacerlo ahora?

Sigamos un método básico y olvidémonos de los magufos coach de medio pelo. No gastes tu pasta si puedes hacer esto tu sólo bien:

¿Dispones de la información que necesitas? > Selecciona aquello que es realmente importante a la hora de tomar una decisión > Define de puta madre el problema. No te mientas > Establece tus objetivos > Plan de contingencia o soluciones alternativas > Valora cada una de las soluciones >Elige la alternativa que mejor te venga a ti y a la decisión que vas a tomar >Hazlo > Controla los resultados de hacerlo. Todos nos equivocamos. Yo el primero > Corrige. El equivocarse es malo. Lo importante es tener métodos que nos minimicen el riesgo.

Así que si te vuelven a decir “Hoy es un buen día para conseguir lo que quieres. Ponte a ello” dile de mi parte que se ha saltado el método. Que seguro que no tiene puta idea y mándalo a la mierda, pero siempre y sólo de mi parte.

Seguimos con #NonCoaching

R.

#NonCoaching  Eres un mojón en el mundo, ¿y en tu vida?

todo me sale mal

Quiero que metodices cómo hacerlo. Quiero que veas que formas parte de un todo y el todo no forma parte de ti.

Eres un mojón en el mundo, ¿y en tu vida?

Cada vez que un “Coach” (por llamar algo al 90% que dicen que lo son) te diga que eres una persona única y todo lo que hemos estado hablando estos días… Piensa en este vídeo. En lo que representa.
Nunca vas a ser el centro de nada. Seras parte de algo, pero nunca el centro de un todo. Que no te mientan.

Así que o te adaptas o por mucho coach que te diga que tienes que tomar el control de tu vida y sólo tu puedes lograrlo, siento decirte que no lo conseguirás.

¿Mensaje pesimista?

Para nada.

Quiero que pienses. Quiero que metodices cómo hacerlo.Quiero que veas que formas parte de un todo y el todo no forma parte de ti.

Nadie va a ayudarte. Nadie. Tu Coach no es tu amigo, puede parecerlo mientras sigas pagándole.

Tú, tu casa, tu tu edificio, tu barrio, tu ciudad, tu Comunidad Autónoma, tu país, Europa, el mundo, nuestro sistema solar… ¿Has visto el vídeo?

¿Piensas que eres algo único todavía? ¿Un diamante en bruto quizás?

Si quieres algo: Método y práctica. Quizás te parezcas a quien lo hace bien, pero sólo con mucho esfuerzo.

¿Dispuesto?

R.

#NonCoaching

Oda a cumplir años. 33 Maneras de por qué soy un vividor.

¿Por qué soy un vividor?

Mis humildes 33 motivos:

(1) Me gusta vivir.

(2) Me gusta manchar mis pensamientos.

(3) Me gusta resucitar a ratos.

(4) Me gusta no dar nada por sentado.

(5) Me gusta emborracharme y beber hasta cuando tengo depresión (Loquillo).

(6) Me gusta saber que existen ‘los ellos’ (los tristes) y los nosotros (los vividores).

(7) Me gusta sentir a los que te señalan.

(8) Me gusta entender a los que desconfían.

(9) Me gusta sentir a los que se fían.

(10) Me gusta la gente que me recuerdan que mañana puede ser mi primer último día.

(11) Me gusta saber que no hay planes.

(12) Me gusta los que van y pierden. Se levantan y vuelven a fracasar mil veces.

(13) Me gusta la gente que sabe cosas que no sé.

(14) Me gusta la gente que duda de mis buenas intenciones.

(15) Me gusta la gente que sonríe y te mira a los ojos.

(16) Me gusta la gente que celebra cosas con el único motivo de que es el momento.

(17) Me gusta eso de los regalos no programados.

(18) Me gusta la gente feliz que padecen de mala salud mental.

(19) Me gusta la gente dispersa.

(20) Me gusta arrepentirme.

(21) Me gusta reírme de mi. De ti. De nosotros.

(22) Me gusta la paz y el éxtasis.

(23) Me gusta mi locura transitoria.

(24) Me gusta lo que hago.

(25) Me gusta la certeza de no saberlo y querer aprenderlo.

(26) Me gusta encender hogueras y quemar lo que no me ha aportado hoy.

(27) Me gusta la gente que no ve los años pasados.

(28) Me gusta estudiar. Aprender para ponerlo en práctica mañana.

(29) Me gusta ser el fruto de mis equivocaciones, manías e iras momentáneas.

(30) Me gusta la gente que se enamora en formato flash y para toda una vida.

(31) Me gusta la gente que no tienen que decirse nada y se dicen todo.

(32) Me gusta la gente que entiende que tras cada final hay otro empezar.

(33) Me gusta la gente que lo intenta sin miedo a fracasar.

Me apasiona ser un vividor.

R.

(Escuchando Ivan Ferreiro – Una inquietud persigue mi alma)

Sígueme en Feedly